Skip to content

Conferencia de D. Alfonso Crespo Hidalgo

Santa Teresa de Jesús: Vida, Camino y Moradas

Ver vídeo
Ya casi mediado este mes de marzo, en el que se cumplen los 500 años del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, el sacerdote D. Alfonso Crespo Hidalgo impartió una conferencia magnífica, por su contenido y hondura, sobre Santa Teresa y sus tres libros Vida, Camino y Moradas, en nuestra iglesia conventual de San José.

instantánea_002

Primero desarrolló una breve biografía de la Santa abulense, que no por su brevedad dejaba atrás los rasgos más característicos de su gran personalidad. Nos introdujo en el contexto en el que se desenvolvía Teresa niña, joven, adulta. Aquel ambiente del Siglo de Oro que tanto enriqueció nuestra propia historia.

Luego, el libro de Vida: una carta de Teresa a su Dios. No es propiamente una autobiografía teresiana, sino más bien -como ella lo llamaba- “su alma”, las mercedes que el Señor le prodigó a lo largo de su trayectoria existencial hasta el momento de su actividad como fundadora de nuevos carmelos.
Continuó D. Alfonso con el libro de Camino de Perfección: carta de Teresa a sus monjas y a todos aquéllos que se tomen en serio su andadura por esta vida. El “evangelio” teresiano, donde inicia la escritora los primeros capítulos como en paralelo con el evangelista Mateo: con las bienaventuranzas, resumidas todas ellas en “Bienaventurados los pobres en el espíritu…”, haciendo hincapié en las tres virtudes que subraya la autora: el amor, el desasimiento, la humildad. Y continúa este singular “evangelio” como el texto mateano: la oración del Padrenuestro, bellísimo comentario de Santa Teresa a la oración dominical. El conferenciante resaltó la petición del “pan nuestro de cada día”: además del pan material, se pide al Señor no nos falte el Pan de la Eucaristía.

Y el tercer libro: Moradas o Castillo Interior: la carta de Dios a Teresa: “Mira, sois capaces de Mí, porque vuestra alma es un Castillo todo de cristal, con muchas moradas como en el cielo, y en la más interior te estoy esperando Yo”.

Terminó D. Alfonso con el “Magníficat de Teresa”. Texto del libro de la Vida, con cadencias poéticas y ritmo sálmico. Algo realmente maravilloso, que cada uno de nosotros puede hacer suyo y cantarlo al Dios de las misericordias.

Tras el saludo a la Virgen María, Reina y Hermosura del Carmelo y un cálido e interminable aplauso por parte de todos los asistentes, se clausuró esta conferencia que, por expreso deseo de D. Alfonso, fue realmente un momento de oración, al estilo teresiano: “Que no es otra cosa oración sino tratar de amistad, estando muchas veces a solas con Quien sabemos nos ama” (Vida 8, 5).

Agradecemos a D. Alfonso Crespo su palabra y su aliento para caminar como “Amigos fuertes de Dios”, como nos interpela Teresa de Jesús.

Magníficat de Santa Teresa de Jesús

“Muchas veces he pensado espantada

de la gran bondad de Dios,

y se ha regalado mi alma al ver

su gran magnificencia y misericordia.

Sea bendito por todo,

que he visto claro

no dejar sin pagarme, aún en esta vida,

ningún deseo bueno.

Por ruines e imperfectas que fuesen mis obras,

este Señor mío las iba mejorando

y perfeccionando y dando valor,

y los males y pecados luego los escondía.

Aún en los ojos de quien los ha visto

permite Su Majestad se cieguen

y los quita de su memoria.

Dora las culpas;

hace que resplandezca una virtud

que el mismo Señor pone en mí,

casi haciéndome fuerza

para que la tenga”.