Skip to content

Música

          Santa Teresa de Jesús recibió grandes gracias del cielo a través de la música.
Estamos en Salamanca, día de la Resurrección del Señor, año de 1571. Isabel de Jesús es novicia, y canta espléndidamente… La Madre Fundadora está gozando con sus hermanas al escuchar el cantar de la joven : “Véante mis ojos, dulce Jesús bueno. Véante mis ojos, muérame yo luego”.. Y Teresa, en plena sintonía con lo que escucha, escribe: “Sé de una persona (ella misma) que…oyó cantar una buena voz, y certifica que, a su parecer, si el canto no cesara que iba ya a salirse el alma, del gran deleite y suavidad que nuestro Señor le daba a gustar, y así proveyó Su Majestad que dejase el canto quien cantaba” (CAD 7,2).
La Madre Teresa escribió mucho… De entre sus páginas se entresacan miles de frases orantes, porque escribía lo que vivía por dentro… Frases para ser oradas, para ser cantadas…

          Os ofrecemos algunas ANTÍFONAS ORANTES.